COMPORTAMIENTO ESTRUCTURAL DE LA MADERA

Actualmente la evolución tecnológica de la estructura en madera permite obtener productos estructurales cada vez más fiables y económicos, y tener un mejor conocimiento, tanto desde el punto de vista estructural como ecológico y medioambiental, lo cual le permite competir con el resto de los materiales estructurales como lo son el hormigón y el acero.

 

Desde el punto de vista ecológico, la energía necesaria para la fabricación de la madera es nula y la energía consumida en el proceso de su transformación es muy inferior a la requerida por otros materiales.

 

Si se comparan las propiedades de la madera como material estructural con las del acero o el hormigón, se puede concluir:

 

a) Elevada resistencia a la flexión, sobre todo en relación a su peso propio (la relación resistencia/peso es 1,3 veces superior a la del acero y 10 veces a la del hormigón).

 

b) Alta capacidad de resistencia a tracción y compresión en dirección paralela a la fibra.

 

c) Escasa resistencia a cortante. Esta limitación se presenta también en el hormigón pero no en el acero.

 

d) Escasa resistencia a compresión y a tracción en dirección perpendicular a la fibra. Sobre todo en tracción, lo que supone una característica muy particular frente a los otros materiales.

 

e) Bajo módulo de elasticidad, mitad que el del hormigón y veinte veces menor que el del acero. Los valores alcanzados por el módulo de elasticidad inciden sustancialmente sobre la deformación de los elementos resistentes y sus posibilidades de pandeo. Este valor neutraliza parte de la buena resistencia a la compresión paralela a la cual se ha hecho referencia anteriormente.

 

f) Buen comportamiento en situación de incendio.